2017 Octubre - Maratón de Burgos (El primero)


Hoy toca hablar de running, en asfalto, algo que me ha tenido ocupado bastante tiempo estos últimos tiempos desde que hiciera mi última carrera por montaña allá por Junio, aunque nunca llegué a dejar de lado los desniveles con varios entrenos y un buen trekking como ya habreis podido leer en mis post.

En su momento le eché un poco de valor y, aprovechando que Eva iba a hacer el medio maratón de Burgos, yo me apunté al maratón por eso de enfrentarme a nuevos retos, y desde entonces es algo que me estuvo rondando la cabeza de forma continua y con muchos nervios hasta justo el momento de la salida, en ningún momento me planteé objetivos ambiciosos, solo terminarlo y sentir en mi lo que es correr un maratón, al final he cubierto esa distancia en asfalto antes que en la montaña, aunque en Andrómeda Trail estuve cerca.

Decir que el maratón ha sido toda una experiencia, tanto en el previo, como durante la carrera, así com en el post carrera, en el que me encuentro en este momento, un gran aprendizaje sin duda alguna en todos los sentidos que me vendrá bien para el futuro, yo sigo con mi progresión en esta locura maravillosa del running, ya sea en asfalto, camino, pista, sendero, rocas, lo que sea, me gusta y me atrae todo.

Adicionalmente a este gran reto en mi corta carrera deportiva, me incorporé junto con Eva al Club Confines, que junto con TrailXtrem Team serán los dos clubs deportivos que tendré en el futuro, sitiéndome orgulloso de representara a ambos, cada uno en su terreno. De TrailXtrem Team ya hablé en su momento, de Confines puedo decir que me permitirá avanzar más allá en todos los sentidos, aplicando todo lo que aprenda a todos los terrenos, velocidad, rendimiento, resistencia, técnica, etc., todo de la mano de una profesional de este deporte como es Azucena Díaz, de quien ya estoy empezando a absorver todo lo que puedo, sin duda será de gran ayuda tanto para mi como para mis compañeros del club, club que se mueve con la inestimable organización de Rubén Matilla, alma del club, alma solidaria que nos inculca con su labor a todos lo importante del club, las ZANCADAS SOLIDARIAS, correr por algo bueno, y no solo por intentar ganar, al alcance de unos pocos, y que evidentemente, no es mi caso, por lo que a falta de medallas y trofeos, bienvenido es ser solidario e intentar ayudar siempre que sea posible.

Pues bien, el maratón lo he corrido representando a Club Confines, no era mi primera carrera  con el Club, pero sin duda la más importante para mi hasta la fecha, aunque hasta entonces apenas había podido entrenar con el club dado que me apunté apenas 2-3 semanas antes de la carrera, justo cuando debía empezar a descansar.

Y pasando a hablar del maratón después de este extenso previo, me pongo a escribir y no paro, un par de semanas antes intenté seguir los consejos de Azucena, quien me dijo que descansara y apenas entrenara con vista a la carrera, venía de hacer un gran medio maratón en Valladolid con mi mejor marca personal, 1 hora 37 minutos que me hizo llegar con la lengua fuera y me dejó bastante tocado físicamente, siguiendo los consejos de Azucena paré casi en seco, solo trotar un poco y una pequeña carrera la semana antes del maratón (5km de la Carrera por el Parkinson en el Parque Polvoranca de Leganés) que me sirvió para darme cuenta de lo cansado que estaba en ese momento a una semana de mi reto, desde ese momento hasta el día antes de la carrera en Burgos no hice nada más que descansar.

Este fue mi gran aprendizaje previo a la carrera, descanso y más descanso, comiendo bien, y practicando con los carbohidratos, siguiendo consejos nuevamente intenté una descarga de carbohidratos lunes-martes-miércoles y una carga de carbohidratos jueves-viernes-sábado para correr el domingo 8 de octubre de 2017 la maratón. Quizás me tomé muy a rajatabla la descarga de carbohidrados llevándolo al extremo, no me fue bien, aunque la carga de carbohidratos lo arregló todo, llegando a la carrera con el glucógeno listo para ser consumido y nuevecito, que es de lo que se trataba.

Y llegó el fin de semana de la carrera, tanto Eva como yo estábamos muy nerviosos, nos fuimos a dormir al centro de Burgos, aprovechando para disfrutar también adicionalmente a la carrera, fué un gran fin de semana, el sábado aproveché para trotar unos kilómetros buscando activar los músculos, unos 5-6 kms muy despacito, pero adicionalmente, nos metidos otros 10-11 kms de paseo durante todo el sábado, quizás excesivo, pero no nos vamos a meter en el hotel sin salir :)

Por la tarde recogimos el dorsal y aprovechamos para dejar constancia de ellos, ya sabeis esto sin postureo no sirva, je:




Y llegó la hora, despertador para desayunar con tiempo y camino a la carrera, y como no está demás, una fotitos para ir perdiendo nervios...


Pasar por las calles de Burgos y verlas 100% vacías es algo que nunca habíamos visto, el camino (un par de kilómetros) fue todo así, hasta que fuimos llegando poco a poco a la zona de salida donde solo se veían runners...


Después de tomar cafetito, visitar el ropero y calentar un poco ya estábamos en la zona de salida, momento para empezar con el postureo previo, que ganas teníamos, que nervios también, pero nos sitíamos bien preparados para la carrera, quizás Eva un poco menos, pues no había podido entrenar todo lo que hubiera querido, y menos mal, si llega a entrenar se sale del mapa, jajaja




Y sin apenas darnos cuenta, cuando estábamos haciendo una foto para la inmortalidad nos pilló por sorpresa el disparo de salida, instántanea que nos pilló así, la sorpresa fue tal que a Eva le salió la foto movida por la impresión y yo con la cabeza mirando a la salida, pero en fin, salimos juntos muy tranquilos en la cola del pelotón haciendo esos primeros metros casi de la mano, para al poquito tiempo despedirme de ella hasta que nos viéramos nuevamente en meta, empezaba lo bueno a partir de ese momento.

Dado que la carrera constaba de dos vueltas, sicológicamente era como afrontar dos medios maratones, mi intención era intentar llegar si fuera posible en menos de 4 horas, para ello tenía preparados unos ritmos que me llevaran a ese tiempo en caso de poder aguantarlo, pero no, no podía llevar esos ritmos, eran demasiado lentos para mi, es algo que intenté entrenar pero que nunca me salia, mi cuerpo siempre me pedía correr algo más, y entre eso e intentar retener un poquito, apreté un poco más de la cuenta para lo que tenía previsto, pasando el medio maratón en 1 hora 48 minutos, sin duda muy rápido para mi objetivo, estaba emocionado de lo bien que iba, de la cantidad de personas a las que había adelantado (es lo que tiene salir de los últimos)...

El circuito estaba muy bien, con algo de desnivel positivo, muy poco, se podía considerar llama la carrera, pero al final de cada vuelta habia que subir algo, lo que pesaría en el final de la carrera sin duda, así como el rumrum que tenía de que el ritmo también me pasaria factura al final...pero que bonito e impresionante fue pasar (por dos veces) por ese Burgos Monumental, una maravilla de sensaciones...

En esta segunda parte de la carrera es cuando practicamente nos quedamos solos los del maratón, pues la mayoría de corredores estaban apuntados en la media, por lo que enseguida te das cuenta de quienes serán tus compañeros de fatiga hasta el final, cabe mencionar que siempre hay personas que no entiendo, que recortan buena parte de la carrera (porque se conocen las alternativas) y que harán mejor tiempo o quedarán mejor con sus amigos, pero ¿de que vale eso? se engañan a si mismos, en fin, ..., yo a lo mio.

Y todo llega, la fatiga y el cansancio también, a pesar de que mi plan se cumplia bastante bien, sobre todo en lo que se refiere a beber agua, sales minerales y algún gel, a partir del kilómetro 32 pegué un bajón monumental, no de cansancio relativo al corazón, pues las pulsaciones nunca se elevaron apenas, sino cansancio muscular, las piernas no respondian, salieron dolores por todos los sitios (bueno, un dolor lo traía conmigo desde hacía meses, y se acentuó bastante -isquios-), pero tenía que terminar, solo quedaban 10 kilómetros, algo que había hecho cientos de veces en estos dos años, como no iba a terminar habiendo llegado hasta ahí....con lo cabezón que soy...

Pues nada, a bajar el ritmo, el cual fue marcado por el físico, de un ritmo de 5:15 por kilómetro que llevaba hasta momento hasta el 5:31 con el que terminé al final, sin duda hubiera sido un gran tiempo, pero al final terminé en menos de 4 horas, que era un objetivo adicional, lo importante fue terminar, llegué emocionado a meta, y llegué con los ánimos de mucha gente que había alrededor, muy orgulloso de lo que vengo consiguiendo en estos 2-3 años corriendo:

 


Una vez en meta había que tirar unas foticos, aunque no podia apenas andar del esfuerzo que había hecho para intentar llegar, casi por inercia en esos últimos kilómetros, incluso Eva y yo nos marcamos unos pasitos de baile con la batucada que animó la carrera, bueno, Eva más que yo, jejeje



Como podeis ver no somos los únicos que hacemos lo moñas en las fotos, ehhhhh, mirar detrás de mi, jajaja


Y no quiere dejar de poner también algunas fotos de Eva, que se marcó una gran carrera sin apenas entreno, estaba muy contenta y disfruto muchísimo, algo que yo me perdí por estar en la segunda vuelta, al fin y al cabo tampoco me echó mucho de menos, pues se buscó un sustituto muy rapido, pero vamos, que salió perdiendo seguro, juzgar vosotros mismos :)




Sin palabras, está claro que Eva sale perdiendo, decir que ha vuelto a Madrid conmigo, por algo será, nooooo??????? jajajajaja

Y bueno, el maratón termino, con una vuelta al hotel penosa, los 2 kms de vuelta andando como pude, tardamos bastante, con la parada para comer en el camino, tradicional Morcilla de Burgos, como no, delito sería no hacerlo...

De aprendizaje de la carrera, me vengo con la sensación de que el cansancio que me llegó en el km 32 se hubiera producido independiente del ritmo que hubiera llevado hasta ese momento, es decir, podría haber apretado más al principio y haber hecho mejor marca, o quizás no hubiera terminado, pero tiendo a pensar que sí, lo comprobaré tarde o temprano, porque el cansancio articular tiene más que ver con el plan de entrenamiernto que otra cosa.

Y ahora estoy en las semanas posteriores, mi entrenadora Azucena me dice que mucha paciencia, que puedo tardar en recuperar hasta un mes o incluso algo más, de hecho, cualquier rodaje de 7-8 kms a ritmos lentos me deja muy perjudicado, y eso que aparentemente estoy muy bien desde los tres días posteriores a la carrera, pero cuando empiezo a tratar lo noto en seguida, esto me viene bien para planificar carreras a futuro, después de un maratón no debe haber nada en el calendario hasta 2 meses después como poco, y así lo haré, descansar y empezar a entrenar otra vez poco....

Terminada la carrera, toca recoger y volver a casita, que el finde ha deparado de todo, estas son las cosas por las que merece la pena vivir :)





Y esta es mi experiencia, espero que os sirva también a quien tenga la bendita paciencia de haberlo leído, hasta la siguiente...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Marzo 2017 - Tres Valles La Alberca

2017 Junio - VI Carrera Pico Zapatero

Septiembre 2016 - V Carrera Solidaria Ávila

2017 Julio - Entreno Peñalara (con David López Castán)

2017 Mayo - Media Maratón de Santoña

2017 Julio - Entreno Desafio Cantabria

2017 Mayo - Andromeda Trail

Abril 2017 - Entreno El Cainejín

2017 Septiembre - Trekking Picos de Europa